Estilos de decoración I

Conocemos muchos estilos de decoración, pero lo que quiero que sepas que no son inalterables, se pueden mezclar y además debemos hacerlo, de esta modo estaremos creando nuevos estilos, enriqueciendo la decoración y consiguiendo interiores originales y genuinos que representen a la persona que lo habite.

En este post te traigo la primera parte de una pequeña lista de estilos de decoración. Seguramente ya los conozcas pero te dejo las características básicas de cada uno para saber cuales te pueden gustar más o cuales se adaptan mejor a tu forma de ser y de vivir.

NÓRDICO

También llamado estilo escandinavo, nos llega de países como Suecia, Dinamarca, Finlandia o Noruega, y es un estilo sencillo, funcional y cómodo.

La principal fuente de inspiración para crear un espacio de estilo nórdico tiene que ser la naturaleza. Son espacios que transmiten paz y serenidad y lo consigue gracias a los cuatro puntos importantes: la madera, las formas suaves, los colores claros y abundante luz natural.

La madera suele ser de arce, pino, haya o roble porque son las maderas más claras y se utiliza tanto en revestimientos como en mobiliario y objetos, en su tono natural o lacada en colores claros como el blanco, el beige, e incluso el mint o el gris suave. El punto divertido de color se le da con pequeños accesorios que pueden ser de un color diferente o con tonos más altos de los colores base.

Las paredes en general son blancas, pero podemos encontrarlas en gris, verde, azul, siempre en todos muy claros o incluso con papeles pintados con algún motivo geométrico.

RÚSTICO

Es un estilo de decoración que le da importancia a las memorias y a la comodidad porque es un retorno a las casas de campo de nuestros padres o abuelos donde los materiales naturales como la madera, el hierro, el mimbre o la cerámica son los protagonistas.

Son muy característicos también elementos de carácter campestre que invocan el espíritu del pueblo a tráves de la decoración como vigas de madera vista, paredes de piedra, una chimenea…

Los colores que caracterizan este estilo son los colores terrenales: el beige, el mostaza, el rojo claro o terracota incluso verdes oscuros; y para los muebles lo ideal es que sean de madera natural y yo diría que en cualquier tono. Y aunque es verdad que lo rústico no está reñido con lo moderno, es interesante que los elementos tecnológicos actuales pasen desapercibidos.

INDUSTRIAL

Es un estilo moderno, urbano y simple pero con mucho carácter. Comenzó cerca de los años 20 en Nueva York cuando los inmigrantes, buscando alquileres baratos, se mudaban a apartamentos en fábricas abandonadas. Por eso es este estilo son característicos los techos altos y los elementos estructurales (pilares, vigas…) metálicos; y si son antiguos y totalmente a la vista, mejor que mejor. Es muy importante la sensación de amplitud.

Es una tendencia anárquica que permite añadir a la base industrial objetos de diferentes épocas o estilos. El estilo industrial bebe mucho del vintage.

El color gris y los tonos cobrizos son los protagonistas. No es un estilo que se caracterice por una gran cantidad de luz natural porque las ventanas en las fábricas no eran demasiado grandes. Aunque en la actualidad no le debemos restar importancia a este tema, sí es cierto que tiene más peso la luz artificial y las luminarias. Los materiales característicos de este estilo son tradicionalmente urbanos como pueden ser el metal, el cemento, el ladrillo, el vidrio… las paredes de cemento o de ladrillo visto son muy representativas.

VINTAGE O RETRO

Es importante aclarar primero la diferencia entre retro y vintage. Cuando nos referimos a retro, hablamos de objetos que evocan al pasado, pero que no necesariamente pertenecen a él. Sin embargo, un objeto vintage ha sido, efectivamente, diseñado o fabricado en la época a la que pertenece el estilo. Es decir, los juntamos en el mismo apartado porque los dos términos nos evocan el pasado, pero sus diseños o fabricaciones pertenecen a épocas distintas.

Este estilo puede tener cantidad de variaciones porque la clave está en mezclar elementos de décadas pasadas. Se pueden crear espacios románticos con elementos que nos evoquen el s.XIX o espacios más modernos con objetos de los años 50, 60 o 70, por ejemplo.

No hay una paleta de colores definida porque el estilo, como decimos, es muy variado, y la base es el mobiliario y los objetos que escogemos.

Además es muy interesante la idea de restauración de muebles o incluso la costumización, por ejemplo, cambiando el tapizado de una silla.

ROMÁNTICO

Es un estilo que nos recuerda a la decoración inglesa y francesa.

Su característica principal son las flores, las podemos encontrar frescas y vistosas en un jarrón, estampadas en cualquier tipo de textil incluso en papeles pintados en las paredes.

Lo reconocemos por superficies acolchadas y abullonadas, por las cortinas con vuelos o por las grandes lámparas de araña. Estos son los elementos originales del estilo, pero se puede conseguir la misma idea romántica sin tanta exageración.

Es un estilo muy dulce porque sus colores siempre son cálidos y pasteles, y porque se rodea de pequeños detalles como figuritas, flores, puntillas en textiles…

[fotos vía Pinterest]

Anuncios

Un comentario en “Estilos de decoración I

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s